Nevaeh Sobresale en La Escuela con El Apoyo de Mercy Home

Nevaeh Sobresale en La Escuela con El Apoyo de Mercy Home

Nevaeh estaba cansada de ser decepcionada por todas en su vida.

Su padre ni siquiera se quedó el tiempo suficiente para verla nacer. Y su madre, que tenía un largo historial de consumo de drogas, se fue hace dos años con un novio, dejando atrás a Nevaeh.

No quedaba nadie para cuidar a Nevaeh, excepto su hermana mayor, que apenas era adulta pero estaba dispuesta a acoger a Nevaeh. Vivir con su hermana era más estable que vivir con su madre, pero las cosas no eran nada fáciles.

Nevaeh se sienta en su salón de clases mientras regresa a la escuela.

La hermana de Nevaeh tenía una serie de trabajos mal pagados que la mantenían fuera de casa la mayoría de los días. Mantenerse al día con las facturas era una lucha y, a veces, tenían que subsistir con bocadillos de la tienda de un dólar en lugar de comidas adecuadas. Incluso cosas como Wi-Fi eran un lujo. No podían pagar su propio servicio de Internet, por lo que usaron el Wi-Fi gratuito de una empresa cercana. Pero la conexión era mala y no era una manera confiable para que Nevaeh hiciera su tarea.

Como resultado de estas difíciles circunstancias, Nevaeh tenía dificultades en la escuela. Su hermana siempre estaba demasiado ocupada para ayudarla cuando tenía preguntas. Además, Nevaeh solía ir a la escuela sin desayunar para ayudar a su hermana a ahorrar dinero. A media mañana, tenía demasiada hambre para concentrarse.

A veces, los maestros de Nevaeh intentaban prestarle más atención para ayudarla a ponerse al día, pero nunca parecía suficiente. Estaba deprimida por la pérdida de su madre y, aunque su hermana era una presencia amorosa en su vida, a menudo sentía que nadie se preocupaba por ella. Le preocupaba que fuera una carga financiera para su hermana.

¿Cómo podía siquiera pensar en obtener una A en su examen de ciencias cuando pasaban tantas cosas en casa?

Una noche, Nevaeh estaba sola en casa haciendo su tarea de matemáticas mientras su hermana trabajaba en el turno de tarde. No importaba cuánto lo intentara, no podía recordar la explicación de su maestra sobre cómo resolver los problemas en la página que tenía frente a ella. Nevaeh se dio cuenta de que ni siquiera había prestado atención en clase ese día. Sus pensamientos estaban en otras cosas; a saber, su difícil situación de vida. Frustrada, arrojó su tarea a la pared. Ella no veía el punto de intentarlo más.

A medida que las calificaciones de Nevaeh bajaban más y más, su hermana se preocupaba cada vez más por cómo sería el futuro de Nevaeh si las cosas continuaban así. Amaba a su hermana y no quería verla luchar. Durante una pausa para almorzar en el trabajo, comenzó a buscar en Internet recursos que pudieran ayudar a Nevaeh. Fue a través de esta búsqueda que descubrió Mercy Home por primera vez.

Cuanto más leía sobre lo que nuestro Hogar ofrece a nuestros jóvenes, más convencida estaba de que este era el lugar adecuado para Nevaeh. Al día siguiente, mostró el sitio web de Nevaeh Mercy Home. Discutieron si Nevaeh estaría interesada en aprender más sobre nuestro Hogar y Nevaeh estuvo de acuerdo.

Inicialmente, Nevaeh no estaba muy segura de cómo se sentía acerca de mudarse a nuestro Hogar. Pero una visita la hizo cambiar de opinión.

El hermoso campus y las caras sonrientes de nuestros compañeros de trabajo le hicieron creer que algo bueno en su futuro era posible.

Los primeros días en Mercy Home se sintieron extraños para Nevaeh. Había mucho a lo que acostumbrarse—la rutina del tiempo de estudio, las tareas del hogar y una hora fija para acostarse. Nunca tuvo a nadie que le dijera qué hacer o cuándo hacerlo antes. Pero tener una rutina en realidad se sentía bien. A Nevaeh le gustaba saber qué esperar y cómo sería el día. Y fue un alivio no tener que preocuparse por si habría comida en la mesa o si su hermana tendría que trabajar turnos extra para alimentarla.

Poco después de mudarse, Nevaeh fue presentada a su tutor. Se reunían regularmente para trabajar en la tarea y estudiar para los exámenes. Mercy Home le proporcionó todos los útiles escolares y la tecnología, incluido el acceso a Internet, que necesitaba para tener éxito en la escuela.

Pronto, se sintió como si se hubiera quitado una carga de los hombros de Nevaeh.

Pudo hablar de sus sentimientos de tristeza y abandono con su terapeuta y las otras niñas, quienes a menudo podían relacionarse con las luchas que enfrentaba. Y con un poco de trabajo duro, sus calificaciones fueron aumentando constantemente. Nevaeh descubrió que cuando podía prestar atención y obtener apoyo cuando lo necesitaba, en realidad disfrutaba asistir a la escuela.

Gracias a amigos como usted, Nevaeh finalmente pudo concentrarse en lo que todos los niños deberían enfocarse: ser niños y tener un buen desempeño en la escuela. Antes, el futuro parecía una extensión interminable de desesperanza. Ahora, Nevaeh solo puede ver posibilidades frente a ella. Con el apoyo de nuestros generosos donantes y amorosos compañeros de trabajo, todos nuestros niños tienen la mejor oportunidad de éxito.

Descubrir Más

Comments

0 respuestas

Dejar un Respuesta

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Dejar un Respuesta

Your email address will not be published.

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]