La Fiesta del Rey

En los momentos más oscuros, el Señor busca hombres y mujeres que asuman la tarea de servir al pueblo para iluminar esas tinieblas. Después de todo, esto es algo que Jesús hizo durante su vida. En el Evangelio de la fiesta de Cristo Rey, tanto los gobernantes como los soldados se burlaban de Jesús mientras lo crucificaban. Uno de los criminales condenados también se burló de Jesús, preguntándole por qué, si él era el Cristo, no se salvaba a sí mismo, junto con los dos criminales que estaban a su lado. Pero el otro criminal reconoció tanto su propia culpa como la inocencia de Jesús. Ese hombre reconoció la necesidad de conversión y puso su confianza en Jesús. Él suplicó: “Jesús, acuérdate de mí cuando vengas a tu reino.”

La Fiesta de Cristo Rey nos recuerda que las decisiones de Jesús iban contra la corriente de la sociedad y que todos prestaban atención a las cosas que hacía. Aun así, sus acciones siempre fueron hechas con humildad al humillarse a sí mismo para compartir el sufrimiento de la cruz. En este acto, Jesús se humilló a sí mismo para compartir nuestra humanidad. Cristo nos enseña que debemos morir a nosotros mismos, como lo hizo el segundo criminal al reconocer su propia culpa y pedirle a Jesús que se acuerde de él. Por medio del Espíritu Santo, Jesús nos hace crecer y nos pide que nos cambiemos y lo sigamos. A pesar de su propio sufrimiento personal, muy humano en la cruz, pudo reconocer la conversión del criminal y la fe en él, diciendo: “Amén, te digo que hoy estarás conmigo en el Paraíso.”

Se nos instruye a vivir nuestras vidas basados en las enseñanzas de Cristo en el Evangelio. Es a través de estas enseñanzas y las acciones de Jesús que se nos anima a amarnos y respetarnos unos a otros. Y al hacerlo, Jesús nos permite compartir su reino. Incluso con nuestra pecaminosidad, Pablo escribe en su carta a los colosenses que estamos invitados a vivir en el reino de Jesús: “Él nos libró del poder de las tinieblas y nos transfirió el reino de su Hijo amado, en quien tenemos redención y perdón. de los pecados.”

“Él nos libró del poder de las tinieblas y nos transfirió el reino de su Hijo amado, en quien tenemos redención y perdón de pecados.”

– Colosenses 1:13

Este mes de noviembre, particularmente en la fiesta de Cristo Rey, celebramos al que nos gobierna con amor. Incluso cuando nos duele y sufrimos, debemos tener presente que Cristo Rey sufre con nosotros. Y al sufrir y morir a nosotros mismos, se nos da una vida nueva en Cristo, que nos perdona nuestros pecados.

Sé que muchos están luchando en este momento. Los animo a todos a mirar a Cristo Rey en su propia vida, especialmente en tiempos de dificultad. Al depositar tu confianza en él, sabe que todo estará bien cuando finalmente estemos en el paraíso con él. Y al depositar tu confianza en él, sabe que permaneces en mis más sentidas oraciones.

Descubrir Más

Comments

0 respuestas

Dejar un Respuesta

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Dejar un Respuesta

Your email address will not be published.