2021-09-15 06:00:00
2021-10-17 16:00:00

Give Today!

Your generosity can help Mercy Home's therapeutic programs.

Donate Now

Give Today!

Your generosity can help strengthen Mercy Home's therapeutic programs that include our facility dog, Pongo.

Minimize

Time's Running Out

There are only a few hours left to help out families affected by the COVID-19 crisis. Gifts made today will be matched.

#GivingTuesdayNow is almost over. Only a few hours left to help our families affected by the COVID-19 crisis. Gifts made today will be matched up to $50,000 thanks to the generosity of a dedicated group of employees at William Blair and its matching gifts program.

Minimize

Your Gift Doubled!

Last chance for your gift to go twice as far!

Support March For Kids

It Begins With You

You can help create a brighter future for Chicago’s children by supporting Mercy Home’s March for Kids this month.

Minimize

Minimize

Ya No Se Pierde

Ya No Se Pierde

Black eyes in cold winter

Aisha Encuentra la Esperanza que Pasó Toda su Vida Buscando en Mercy Home

Hubo un tiempo en el que Aisha nunca habría estado en esta situación; ella nunca lo hubiera imaginado. Cuando era niña, tenía esperanzas, sueños y planes para su futuro. Quería ser bombero, bailarina, princesa, maestra.

Pero ahora no veía el sentido de soñar o esperar nada en absoluto.
Porque cuando Aisha tenía 7 años, todo cambió. Su madre murió de cáncer. Aisha sabía que su madre había estado enferma, pero nunca imaginó que no mejoraría. Su muerte fue una sorpresa que no vio venir.

“En un instante, sentí que lo perdí todo,” recordó Aisha. “No solo mi mamá, sino toda mi vida.”

Con su padre nunca en la foto y su madre sin familia cercana, Aisha fue puesta en cuidado de crianza. Y, muchos años después, Aisha se encontró en un camino sin salida. Con planes de abandonar la escuela y su madre adoptiva actual amenazando con echarla si lo hacía, las únicas cosas que Aisha podía esperar eran la falta de vivienda y hacer trabajos ocasionales para sobrevivir.

La transición al cuidado de crianza fue difícil. Pasó de ser la única hija en el hogar de un padre devoto a ir de un lugar a otro, cada nuevo hogar traía un nuevo desafío.

En un instante, sentí que lo perdí todo.

Las dificultades que Aisha enfrentó en sus hogares de acogida abarcaron toda la gama. En algunos hogares, había tantos niños que era imposible que ninguno de ellos recibiera la atención y el cuidado que necesitaban. Una de las primeras casas en las que se quedó estaba ubicada en un vecindario peligroso, donde Aisha tenía demasiado miedo incluso para jugar en su patio trasero. Y lo peor de todo, uno de sus padres adoptivos la abusó. La vergüenza y la culpa que sentía por lo que le sucedió pareció asentarse en cada parte de su vida, proyectando una sombra, incluso en momentos que deberían haber sido alegres.

A medida que Aisha crecía, su motivación para tener éxito en la escuela disminuyó. Nunca se quedó en un lugar el tiempo suficiente para entablar una relación con un padre de crianza o un maestro que pudiera ayudarla y alentarla a que le fuera bien en la escuela.

Las cosas que vio en su vecindario tampoco ayudaron. Muchas personas ni siquiera tenían un título de escuela secundaria y tenían trabajos mal pagados. Ninguno de sus amigos estaba muy motivado por la escuela tampoco.

“Pensé que si ellos no veían el punto, ¿por qué debería hacerlo yo?” dijo Aisha.

Al reprobar varias de sus clases, Aisha anunció su plan a su nueva madre adoptiva de abandonar la escuela secundaria. Estaba acostumbrada a la apatía de sus padres adoptivos, por lo que se sorprendió cuando su madre adoptiva tuvo una fuerte reacción negativa a su decisión.

“A nadie realmente le importaba lo que hice mientras crecía,” explicó Aisha. “La mayoría de mis padres adoptivos ni siquiera se dieron cuenta de que iba a la escuela. No me gustaba que me dijeran qué hacer.”

La madre adoptiva de Aisha pasó días tratando de convencer a Aisha de su decisión. Pero siguió siendo terca al respecto–ya no quería estar en la escuela. Esto dio lugar a peleas largas y ruidosas todas las noches. Era agotador.

Desesperada y sin opciones, la madre adoptiva de Aisha le dijo que si abandonaba la escuela, también la echarían de la casa. Aisha respondió que no le importaba, pero en privado, estaba aterrorizada. Ella conocía a varias personas en su comunidad que habían sido, o todavía estaban, sin hogar. Fue una vida difícil para la que se sintió totalmente desprevenida.

Después de enterarse del plan de Aisha para abandonar la escuela, su consejero vocacional convocó una reunión con Aisha y su madre adoptiva. Aisha esperaba un sermón y más amenazas. En cambio, se le ofreció una pizca de esperanza, la primera que había recibido en mucho tiempo.

El consejero de orientación abrió el sitio web de Mercy Home y habló sobre los muchos beneficios que podríamos ofrecerle, incluidos tutores para ayudarla a mejorar sus calificaciones, terapia para ayudarla a lidiar con todo lo que había pasado, así como oportunidades de trabajo y pasantías para que ella explorar.

Parte de Aisha quería mantener la fachada dura que había creado para ocultar lo triste y asustada que estaba por dentro. Pero también sabía que esta podría ser su última oportunidad de recuperar la esperanza que perdió hace tantos años. Aisha accedió a mudarse.

Al principio, todo fue difícil. Tan acostumbrada a moverse, Aisha asumió que los compañeros de trabajo de Mercy Home la abandonarían pronto y se vería obligada a irse. Ella se negó a involucrarse con las otras chicas y peleó con nuestros compañeros de trabajo.

“Supongo que estaba tratando de poner a prueba a todos para ver hasta dónde podía empujarlos,” dijo Aisha. “Pensé que si era lo suficientemente malo, podría demostrar que no se preocupaban por mí.”

En cambio, Aisha se sorprendió de que no importaba lo que hiciera, no importaba lo mal que se portara, nuestros compañeros de trabajo continuaban tratándola con respeto y amabilidad, recordándole que se preocupaban por ella. Aisha nunca había experimentado ese tipo de amor incondicional, al menos no desde que murió su madre.

Supongo que estaba tratando de poner a prueba a todos para ver hasta dónde podía empujarlos.

Finalmente, Aisha tomó una decisión importante. Podría seguir luchando contra el programa en Mercy Home, o podría intentarlo para ver si funcionaba. Decidió intentarlo.

Para su sorpresa, tan pronto como dejó de trabajar contra el personal de su programa y empezó a trabajar con ellos, las cosas empezaron a mejorar. Su coordinador de recursos escolares se dio cuenta de que Aisha no estaba recibiendo el apoyo que necesitaba en su escuela actual y la inscribió en una escuela diferente que podría satisfacer sus necesidades específicas.

Aisha también comenzó a trabajar con su tutor, en lugar de sentarse en un silencio sepulcral y negarse a trabajar. Solo con estos cambios, se sorprendió de que sus calificaciones comenzaran a subir. En seis meses, Aisha estaba en el cuadro de honor de su escuela, un logro que nunca podría haber imaginado.

Con algunas dudas, Aisha también comenzó a abrirse con las otras chicas sobre algunas de las cosas que experimentó al crecer. Fue reconfortante saber que muchos de ellos también habían enfrentado luchas similares. Con el tiempo, Aisha construyó fuertes amistades con las otras chicas, unidas por su compromiso de construir un futuro mejor para ellas.

Aisha y su madre adoptiva también participaron juntas en terapia familiar. Aisha no podía creer que su madre adoptiva no la abandonara como tantos otros lo habían hecho en el pasado. Después de algunas conversaciones difíciles, Aisha comenzó a comprender y apreciar el punto de vista de su madre adoptiva.

“Pensé que mi madre adoptiva estaba en mi contra,” dijo Aisha. “No entendí que ella quería lo mejor para mí. La forma en que actuó no tenía sentido para mí en ese momento. Pero estoy agradecido por ella ahora.”

Hoy, Aisha vuelve a tener sueños. Sueña con ir a la universidad, posiblemente convertirse en consejera vocacional como la que la ayudó a encontrar un mejor camino. Pero hay algo con lo que ya no necesita soñar: tener un verdadero lugar al que llamar hogar.

“Mercy Home es el primer lugar que se siente como un verdadero hogar desde que murió mi mamá,” dijo. “Solía pensar que estaría sola para siempre. Pero ahora sé que tengo una familia que me apoya.”

Discover More

Historias
4 minute read

Amada, Por Fin

Desde que Angel era una niña, sentía que le faltaba algo. Y sabía exactamente qué era eso: el amor y...

July 23, 2021

Historias
6 minute read

De Moverse a Volar Alto

Reprobar las calificaciones y faltar a la escuela definió la vida académica de Eva después de que la echaron del...

June 15, 2021

Historias
6 minute read

Un Diamante En Bruto

El entrenador de béisbol y los modelos a seguir de Mercy Home ayudan a los jóvenes a escapar de una...

May 12, 2021

Comments

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *