Un Pasado Lleno de Baches se Suaviza Hacia un Futuro Prometedor

Un Pasado Lleno de Baches se Suaviza Hacia un Futuro Prometedor

Jackson no recuerda cuánto tiempo duró el viaje hasta su nuevo hogar, pero sí recuerda que la opresión en su estómago se hacía más fuerte con cada milla que recorría la interestatal. A los siete años, su vida estuvo a punto de cambiar para siempre.

Hasta ese momento, Jackson había vivido con su madre, su padre y seis hermanos en un apartamento de tres habitaciones en los suburbios del suroeste de Indianápolis. Cuando era niño, no entendía las dificultades que enfrentaba su familia. No sabía qué era “jugar” o al adicción al juego, y por qué su madre siempre usaba esta palabra para explicar las desapariciones de su padre la mayoría de los fines de semana. Adicción al juego

“En ese momento no sabía por qué nos estaban separando de nuestros padres,” dijo. “Me sentí tan perdida.”

Durante años, el padre de Jackson luchó por controlar su adicción al juego, lo que provocó que la familia de nueve miembros experimentara largos períodos de intensa pobreza. Su padre también luchaba por mantener un trabajo mientras que su madre trataba desesperadamente de mantener unida a la familia. Luego, los Servicios de Protección Infantil intervinieron, informados por un miembro de la familia extendida.

Pronto, Jackson y dos de sus seis hermanos se encontraron siendo conducidos por la carretera en una mañana de verano. Estaban siendo trasladados a su primer hogar de acogida. Años más tarde, Jackson recuerda la confusión y el nerviosismo que se apoderó de él a esa temprana edad.

“En ese momento no sabía por qué nos estaban separando de nuestros padres,” dijo. “Me sentí tan perdido.”

Mientras se adaptaba a su hogar de acogida, Jackson buscó formas de escapar de su ansiedad. Por lo general, esto significaba perderse en un libro. Leyó todo lo que pudo encontrar. Cuando no tenía nuevas novelas para devorar, leía revistas y periódicos. Pero el género favorito de Jackson era la fantasía. Al leer estos libros, pudo ignorar la confusa realidad que lo rodeaba todos los días. Sus hermanos se mantuvieron unidos, a pesar de vivir en tres hogares de acogida diferentes desde que Jackson tenía siete años hasta los 13 y se graduó de la escuela secundaria.

Su maestro se conmovió y organizó una reunión con Jackson, su consejero y sus actuales padres adoptivos sobre una oportunidad que cambiaría su vida.

En la escuela, Jackson fue un estudiante estelar, especialmente en las clases de lengua y literatura. Sus maestros se dieron cuenta de su talento, y durante su primer año de secundaria se inscribió en una clase de inglés con honores. A lo largo de los años, Jackson siempre volvió a su amor por la lectura. Un día, su maestro asignó a la clase a escribir un ensayo personal y Jackson describió su vida en un hogar de crianza. Su maestro se conmovió y organizó una reunión con Jackson, su consejero y sus actuales padres adoptivos sobre una oportunidad que cambiaría su vida.

“Mi consejero me habló de Mercy Home y, al principio, estaba nervioso por separarme de mis hermanos,” recuerda Jackson. “Pero me dijeron que mi familia estaría en este viaje conmigo.”

En Mercy Home, valoramos la familia en todas sus formas. Aquí, nuestros jóvenes a menudo encuentran un sistema de apoyo que se siente como en familia. Al mismo tiempo, nos preocupamos por las relaciones de nuestros niños con sus seres queridos en casa. Después de que Jackson llegó a Mercy Home, sus hermanos y padres también fueron tratados con cuidado y amor.

A través de sesiones de terapia familiar, Jackson pudo comprender las luchas de su padre y acercarse más a sus hermanos. El padre de Jackson fue remitido a grupos de apoyo para adicciones para que pudiera ser un mejor padre para sus hijos y dar un paso hacia una vida mejor.

“Después de venir a Mercy Home, siento que puedo ser la mejor versión de mí mismo.”

El terapeuta de Jackson también lo ayudó. Durante años, la inestabilidad de su vida hogareña hizo que Jackson se sintiera inseguro. A menudo tenía arrebatos de ira y episodios de lágrimas que parecían surgir de la nada. Incluso solía salir de clase y sentarse en el pasillo mientras las lágrimas corrían por su rostro. A veces, en Mercy Home, se enojaba con sus compañeros y arremetía con palabras duras. Pero su terapeuta no se dio por vencido con él.

En terapia, Jackson recibió herramientas para reconocer y controlar sus emociones. De esta manera, pudo hacer amigos cercanos dentro de nuestro Hogar y en la escuela. Podía concentrarse mejor en clase y tenía una mejor relación con sus padres, especialmente con su padre.

“No estaba tan frustrado todo el tiempo,” dijo. “Después de venir a Mercy Home, siento que puedo ser la mejor versión de mí mismo.”

En Mercy Home, Jackson ya no lee libros de fantasía para escapar. Lee simplemente porque le encanta. Finalmente, decidió escribir sus propias historias. Durante las horas de tutoría, nuestro personal ayudó a Jackson a explorar esta pasión. Cuando terminó con su tarea, él y su tutor escribieron historias juntos hasta altas horas de la noche. En la primavera del segundo año de Jackson, ¡se publicó en el periódico escolar un cuento que escribieron juntos!

Mercy Home cree que cada niño tiene una hermosa historia en su corazón. ¡Jackson es una prueba de que el entorno adecuado puede darle a un niño el coraje de compartirlo!

Descubrir Más

Comments

0 respuestas

Dejar un Respuesta

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Dejar un Respuesta

Your email address will not be published.