Reflexiones del P. Scott – Ponga El Amor En Práctica

Reflexiones del P. Scott – Ponga El Amor En Práctica

Hay una vieja historia sobre un hombre llamado Brendan que estaba desempleado, pero tuvo la suerte de obtener una entrevista para un puesto en una nueva empresa. Sin embargo, Brendan tendía a llegar tarde a todas sus citas. Y efectivamente, el día de la entrevista, llegaba tarde. Rápidamente se duchó, se vistió y se subió al auto para dirigirse al centro. Pero el tráfico era un desastre. Cuando Brendan se acercó al edificio de oficinas, comenzó a sudar porque no podía encontrar un lugar para estacionar en ningún lado. Comenzó a orar: “Dios, si me ayudas a encontrar un lugar para estacionar, te prometo que nunca volveré a perder la misa dominical.” Milagrosamente, apareció de repente una plaza de aparcamiento. Al ver esto, Brendan miró al cielo y dijo en voz alta: “¡No importa!”

Jesús se manifiesta en contra de aquellos que simplemente rinden homenaje a Dios de labios para afuera y de aquellos que llevan a cabo todas las costumbres religiosas correctas pero que verdaderamente no tienen conversión en sus corazones. En la época de Jesús, ser un judío bueno y fiel significaba seguir más de 600 mandamientos, reglas y reglamentos. Cada momento del día tenía una regla sobre cómo se debía vivir desde que se levantaba de la cama hasta que se iba a dormir. Había reglas y oraciones para preparar la comida, lavar los platos y hacer el trabajo. Pero Jesús desafió a aquellos que siguieron la letra de la ley y realizaron todas las prácticas prescritas, pero no vivieron sus vidas por amor.

Los dos grandes mandamientos de Jesús fueron amar a Dios y amar al prójimo.

Los dos grandes mandamientos de Jesús fueron amar a Dios y amar al prójimo. Dijo que todas las cosas que se encuentran en estas más de 600 reglas y las enseñanzas de los grandes profetas se pueden resumir en estos dos mandamientos simples pero difíciles. Santiago nos recuerda que el amor puesto en práctica significa cuidar de los huérfanos y viudas y ayudar a nuestros hermanos y hermanas necesitados. Hay un regalo que todos podemos ofrecer a los necesitados, independientemente de nuestra situación financiera—nuestras oraciones.

Jesús nos recuerda que el mal proviene de las profundidades de un corazón endurecido. Él llama a la conversión de nuestros corazones para que sean llenos de amor y compasión. No basta con decir simplemente que nos hemos convertido, como trató de hacer Brendan. Al reunirnos este mes para celebrar la Eucaristía, oremos juntos para que Jesús continúe trayendo su amor y paz a nuestras vidas y corazones. Entonces podemos tomar lo que se nos ha dado gratuitamente y, a su vez, ¡dárselo a otros!

Descubrir Más

Comments

0 respuestas

Dejar un Respuesta

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Dejar un Respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *