Cómo Ser Un Padre Más Feliz

Cómo Ser Un Padre Más Feliz

Nos complace presentar esta publicación invitada de Amy Williams. Amy es madre de dos hijos y ex trabajadora social. Como madre, le gusta correr la voz sobre técnicas de crianza positivas en la era digital y crear conciencia sobre temas como ayudar a los niños a mantenerse activos.


Una vez, se le preguntó a un joven John Lennon qué quería ser cuando fuera grande. Él respondió: “Feliz.” No hace falta decir que, incluso cuando era un niño, el futuro Beatle ya sabía la importancia de vivir una vida feliz y alegre. Desafortunadamente, a medida que equilibramos a nuestras familias, trabajos, relaciones y más, es demasiado fácil perdernos a nosotros mismos y la felicidad en las tareas cotidianas de ser padres. En cierto nivel, todos entendimos que la crianza de los hijos sería difícil. Sin embargo, no importa si su hijo es un recién nacido o se dirige a la universidad, muchos de nosotros quedamos completamente desprevenidos por el costo emocional de criar hijos. Puede parecer egoísta, pero dar un paso atrás y nutrirnos podría ser lo que necesitamos para ser un padre más feliz.
1. Evita comparar.
Es más fácil decirlo que hacerlo, pero date permiso para abrazar la imperfección y disfrutar de tu familia. Nuestros niños no recordarán cada merienda digna de Pinterest o atuendos coordinados cuidadosamente elaborados. PERO, recordarán jugar en el patio trasero o construir un fuerte en la sala de estar. Concéntrese en su familia, haga lo que funcione para usted e ignore la necesidad de mantenerse al día con otras familias.
2. Estar en el presente.
Hay un viejo dicho que dice que la vida sucede cuando haces planes. Respire hondo e intente evitar pensar en la lista interminable de tareas, los correos electrónicos de trabajo y las facturas. El trabajo y el estrés seguirán ahí mañana, pero nuestros hijos solo serán jóvenes una vez. Disfruta el momento de ahora.
3. Perdónate.
Solo somos humanos y cometemos errores. Deja ir el pasado y sigue adelante. Por supuesto, siempre habrá momentos en que estemos cansados, no nos sintamos bien o perdamos los estribos. Sin embargo, darse cuenta de que vamos a cometer errores y no podemos hacer todo a la perfección es un gran paso para ser feliz. Perdonar nos permite ser más intencionales al ser padres.
4. Pide ayuda.
Habrá situaciones en las que no tendremos todas las respuestas. Diríjase a un socio de confianza, uno de los padres, la familia, un amigo, la escuela o un grupo religioso para buscar consejo o ayuda. En un momento u otro, todos han necesitado un hombro para apoyarse. No tengas miedo de pedir ayuda.
5. Permitir que los niños sean ellos mismos.
A veces, puede ser difícil aceptar a nuestros hijos e hijas como individuos. A menudo esperamos que logren cosas que valoramos, pero tratar de moldear a un niño en algo que no son solo genera resentimiento, desilusión y frustración. Celebre la singularidad de un niño ayudándolo a convertirse en la mejor versión de sí mismo.
6. ¡Sal y juega!
Participar en el nivel de un niño puede traer alegría a nuestras vidas. Juegue a disfrazarse, construir con bloques o patear una pelota para aprovechar nuestro niño interior. Haga que las tareas sean divertidas teniendo sentido del humor. En lugar de solo hacer un almuerzo de sándwiches de mantequilla de maní, ¡conviértalo en un programa de cocina con los niños como audiencia de su estudio!
7. Date un capricho.
Es vital que no nos dejemos atrapar por el cuidado de nuestros hijos que nos descuidemos. El autocuidado puede mejorar nuestra paternidad porque cuando nos cuidamos mental, física y espiritualmente, somos más felices. Esto nos hace más pacientes, indulgentes y comprensivos. Tómese el tiempo para dormir lo suficiente, hacer ejercicio, relajarse o dedicarse a un pasatiempo.
8. Ir ecológico.
Una manera simple de encontrar la felicidad es mirar en nuestros patios traseros. La ciencia ha descubierto que las flores y los espacios verdes ofrecen una variedad de beneficios para la salud que mejoran nuestro bienestar, función cognitiva, niveles de estrés y felicidad. Sal a la calle o cómprate un ramo para darle un poco de poder de flores a tu día.
9. Vuelva a conectar las relaciones.
Todos necesitamos un grupo de apoyo de amigos y familiares. Dedique tiempo a fomentar las relaciones y las líneas de comunicación. Desafíate a ti mismo para hacer cosas pequeñas y manejables para mantener estas conexiones yendo a citas nocturnas, saliendo con los chicos, teniendo noches de chicas o invitando a otros padres a cenar.
10. Estar agradecido.
Es importante que recordemos que todos los días pueden no ser buenos, pero hay algo bueno en todos los días. Ser agradecido y agradecido es un refuerzo natural del estado de ánimo porque nos ayuda a ver lo positivo en nuestras vidas. La investigación muestra que esta táctica puede marcar una gran diferencia en nuestro estado de ánimo. ¡Los expertos recomiendan que anotar de tres a cinco cosas por las que estamos agradecidos varias veces por semana puede elevar nuestra felicidad y mejorar nuestra salud!

¿Interesado en más? Mira estos otros recursos

Discover More

Comments